Ser valiente en 90 días

El miedo existe siempre porque es la visión de los escenarios que son posibles. Todo es posible, así que el miedo se basa en esas posibilidades. Pero que sea posible no significa que vaya a ocurrir, no significa que sea probable. Podemos aprender a cuestionar el miedo y darnos cuenta de lo fantasioso que es, de lo embustero y de cómo se nos mete en la cabeza y nos obliga a sentir sensaciones que no están ocurriendo, ni ahora, ni seguramente nunca ocurrirán.

Comienza mientras somos pequeñitos, porque los adultos tienen miedo de que nos pase algo y siempre nos detienen con un "no" a multitud de cosas. Con la repetición, el niño ya va asimilando la negación y es él mismo quien después, en su mente, se niega la posibilidad de experimentar algo nuevo, por el miedo al peligro que el entorno le ha inculcado.

Así aprende a ser cobarde, aunque en muchas ocasiones su valentía innata, ese deseo de probar que tienen los niños, le lleve a atreverse, a experimentar esas vivencias nuevas, que le hacen crecer y desarrollarse como personita.

Es por eso que todos somos cobardes, pero en diferentes temas, según lo que hayamos podido explorar en nuestra infancia.

La mente, funciona asociando ideas, sentimientos, emociones y situaciones, según le parece, es decir, por azar.

Estas asociaciones, sostenidas por las correspondientes redes neuronales, se afianzan y perduran en el tiempo. Además, se almacenan en el inconsciente. Así que no nos damos cuenta de nada, o casi nada, del porqué de nuestras reacciones cobardes, Y seguimos haciéndolas, lamentándonos al ver los resultados pero incapaces de hacerlas cambiar.

En este programa de 90 días para inspirarte la valentía, vamos a trabajar:

 

- Las raíces de tus miedos

- Desactivar esas asociaciones inconscientes y liberarte de las experiencias de miedo del pasado

- Aprender a reducir la influencia de los miedos a casi cero

- Aprender a enfocar la mente en lo que sí que deseas y es probable que consigas

- Crear nuevos hábitos de respuesta para atreverte a salir de tu zona de confort

- Estimular la fe en ti, la motivación, la autoestima

- Crear un Plan de Mantenimiento de los logros alcanzados

 

Puedes dejarlo todo como está, seguir como siempre. Ya sabes las consecuencias. Deseos incumplidos, frustración, culpa, tristeza. Eres experta en eso, seguramente.

O bien, puedes tomar la decisión de terminar con la cobardía, creer en ti más que en nada y más que en nadie de este mundo, y estar dispuesta a hacer lo necesario para conectar con tu valentía, esa que tienes desde siempre ahí, en tu corazón, pero que has ido sepultando bajo toneladas de ¿y si...?