Primera cita

Si quieres hablar conmigo, para inspirarte y ser valiente, o para inspirarte y ser una madre extraordinaria, te propongo lo siguiente:

Como no nos conocemos (aunque una amiga te haya dirigido a mi web), lo primero es vernos las caras y comprobar que hay conexión, que podemos trabajar juntas.

Para ello, tengamos una sesión de treinta minutos por Skype, gratis.

Te regalo mi tiempo porque quiero que antes de pagar por mi servicio, tengas la oportunidad de hablar conmigo y tengas claro que vale mucho la pena trabajar conmigo.

Ya sé que en el mundo digital lo queremos todo al instante, pero todavía no he puesto en marcha la agenda de citas online, así que tendrás que esperar un poco desde el momento que me pidas cita hasta que te la dé...

Clica aquí, y mándame un e-mail.

Dime que días y horas puedes, tu nombre y el motivo de tu preocupación.

¡Enseguida te respondo! ¡Gracias!