Madre extraordinaria en 100 días

Ser una madre extraordinaria no se refiere al amor que sientes por tu hijo. El 98% de las madres y padres, aman a sus hijos. Es verdad que ese dos por ciento, no responde con naturalidad a la existencia de ese hijo, y no le aman, o tan poquito que queda en querencia, un sentimiento muy pobre en amor.

Madre extraordinaria es aquella que sabe que es buena madre, y también sabe que lo que le falta es experiencia como tal, y está dispuesta a aprender lo que haga falta para ayudar a su hijo a estar en el mundo, con la mayor experiencia de felicidad posible.

Para llegar a ser esta madre extraordinaria, esta hermosa mujer, tiene que averiguar que el niño aprende desde el minuto cero, pero no con su inteligencia sino con sus emociones.

Que las emociones que ella siente, irradian hacia el bebé que se acopla a ellas. Por eso la madre extraordinaria aprende a gestionar sus emociones, para transmitir a su hijo emociones agradables, y no desagradables.

Aprende qué es la comunicación y cómo la atención (mirar al bebé, hablarle, tocarlo) influye de un modo enorme en el aprendizaje y en la relación que se va creando entre madre e hijo.

Aprende a observar qué pasa en las situaciones de la vida con el bebé, a reflexionar sobre ellas y a extraer conclusiones positivas que la ayudan a ajustar su respuesta a las acciones del bebé, y así ayudarle a que aprenda a estar en el mundo con la mayor felicidad posible.

Es por esto que las sucesivas etapas de desarrollo del bebé no la asustan, porque sabe cómo observar, cómo analizar, cómo actuar, aunque sea todo diferente de semana en semana.

En este programa de 100 días para convertirte en una madre extraordinaria, trabajaremos:

 

-Tu mapa emocional, cómo respondes emocionalmente

- Las creencias limitadoras sobre la maternidad y sobre ti, como madre

- Técnicas para eliminar bloqueos, patrones del pasado, hábitos emocionales negativos

- Aprender a estar voluntariamente en un estado de Calma (ausencia de dudas, temores y preocupaciones)

- Técnicas para manejar el estrés

- Cómo enfocar tu mente hacia el objetivo que quieres

- Desarrollar las respuestas emocionales apropiadas en cada momento

- Plan para mantener los logros obtenidos

 

Puedes dejarlo todo como está, confiar en que tu naturaleza es sabia y te indicará qué hacer en cada situación. Puedes creer que no necesitas aprender nada, que tu amor es suficiente. Está bien, es tu elección.

 

O bien, puedes tomar la decisión de convertirte en esta madre extraordinaria a nivel emocional, que sabe -porque lo ha aprendido- cómo responder de la mejor forma para que su hijo crezca desde la alegría y la paz. Que sabe que el nivel de experiencia cambia constantemente si nos atrevemos a experimentar, y sabiendo lo que hay que hacer, resulta fácil salir de esa zona de confort que nos aprisiona tantas veces en comportamientos erróneos. Esa madre extraordinaria que dejó atrás la culpa de no ser buena madre, porque lo siente y lo sabe con certeza.