3 cosas para hacer cambios en tu vida

Los cambios pueden hacerse de muchas maneras.

Cada uno tiene que buscar la suya, en un determinado momento.

Pero para empezar este camino, y hay que recordar lo que dijo un sabio: Un camino de mil pasos, comienza con el primer paso, hay tres decisiones que ayudan mucho.

La primera

AMAR

Sí, amar. Sobre todo a ti. Aceptarte sin críticas ni juicios. Aceptar significa que no me gusta pero no me molesta. Eso te da poder sobre ello. Eres tú quien decide cómo te afecta. Y eso te lleva a sentirte libre, completa, perfecta.

Este otro término es también muy importante: perfección.

Nos han engañado y hecho creer que si no es o está perfecto, no vale.

Perfecto quiere decir que ya no puede mejorar.

Este estado solo lo alcanzamos cuando hemos fallecido, entonces es cuando de verdad, ya no podemos mejorar nada. Pero antes de eso, mientras estamos vivos, siempre podemos mejorarnos.

De modo que la perfección significa otra cosa:

Perfecto es, pues, que acepto como es ahora mismo. No juzgo como podría haber sido o bien otras formas de hacerlo. No. Tal y como es ahora, está bien. Porque yo puedo aprovechar todo lo que vivo para mejorarme, para desarrollar aspectos de mí misma. Todo me sirve, así que cualquier situación me resulta útil para ser quien soy, para servir a otros, para amar cada vez con menos condiciones.

Y amar todo. Ser sensible a la belleza y a la injusticia. Este amor es lo que te guía en tus decisiones.

 

La segunda

PERMITIR

Los condicionamientos de otras personas, sus temores, sus limitaciones, sus carencias, nos han ido influyendo a lo largo del tiempo haciéndonos creer que no podemos (lo que sea que deseemos). Que no somos lo bastante buenos o valiosos como para permitirnos hacer sueños realidad, cumplir nuestros deseos, ser quienes somos con libertad.

Por eso, decidir conscientemente que te permites crear y recibir eso que deseas, es el segundo de los pasos que ayuda, que libera.

No hace falta que hagas nada más que existir para tener derecho, para merecer, aquello que desea tu corazón.

Otra cosa es, que hay que estar dispuesta a hacer lo necesario para conseguir lo que deseas. Vivimos en un universo energético, que quiere decir que todo son intercambios de energia. Así que no hay nada por nada.

Si ayudas a alguien, lo que recibes a cambio es la alegría de ayudar, sentirte bien. Las cosas no ocurren por arte de magia, no. Ocurren porque las provocamos, las creamos, las queremos.

Así que permítete ser quien eres y desear lo que deseas, para que de verdad puedas crearlo y recibirlo.

 

La tercera

IMAGINAR

¿Sabes que todo se crea dos veces?

Primero en la mente y después en el mundo material.

La capacidad de imaginar es el hilo con el que se tejen los deseos.

Nuestra mente tiene varias características. Una de ellas es que no distingue entre la realidad (algo que ya es) y una representación de la realidad (imaginar lo que queremos que sea).

Esta cualidad, la imaginación, nos permite ayudarnos a crear lo que deseamos.

Si imaginas que lo que quieres ya es, y lo repites en la mente muchas veces, debido a esta cualidad cree que ya es. Cuando algo ya es, no nos atemoriza, no tenemos que defendernos de posibles amenazas (emocionales) y nos sentimos cómodos porque ya se ha ampliado nuestra zona de confort. Ya no es algo nuevo, sino conocido.

Esto ayuda tanto a movernos con naturalidad aunque en la realidad sea nuevo...

 

Recuerda: Haz A.P.I. y comienza a cambiar tu vida para mejor.

PD: A.P.I. es Ama-Permite-Imagina

 

Escribir comentario

Comentarios: 2
  • #1

    Gaby (sábado, 11 junio 2016 20:05)

    Me llegó mucho. Te felicito y te agradezco el post. Un abrazo!
    Gaby

  • #2

    Susi (sábado, 11 junio 2016 21:07)

    Gracias a ti! Me encanta que te guste!!