Conceptos Clave-1

SECUENCIA EMOCIONAL

 

Un Pensamiento - nos lleva a un Sentimiento - este Sentimiento nos mueve hacia una Acción - y esta Acción nos da un Resultado

 

De manera que Pensamiento y Sentimiento van ligados de manera irrevocable.

 

De hecho, prueba a pensar un pensamiento triste y sentir a la vez alegría...

 

Verás que es imposible, igual que beber y hablar a la vez, pensar y sentir diferente es imposible.

 

Además, este binomio Pensamiento-Sentimiento nos hace comprender que sólo tomamos acción cuándo nos damos permiso para Sentir.

 

Mientras hacemos oídos sordos al sentimiento (pensando en un sentimiento en lugar de sentir un sentimiento), las Elecciones/Acciones suelen quedar en el ámbito intelectual, casi nunca se materializan.

 

Sin embargo, si nos atrevemos a sentir lo que sentimos, entonces la elección que queremos hacer se vuelve nítida y nos sentimos con fuerza para llevarla a cabo.

Los pensamientos recurrentes que tanto te han fastidiado, pueden eliminarse practicando con insistencia la Secuencia Emocional.

 

Porque, salvo el Resultado, podemos intervenir pensando otra cosa, evocando un sentimiento que nos favorece, o haciendo algo que nos provoque pensamientos y sentimientos estimulantes, de confianza, de poder (que puedes)

 

 

LA MENTE ES EL PRODUCTO DE LOS PROCESOS DEL CEREBRO

 

La mente es el producto de los procesos del cerebro.

 

Los procesos del cerebro son químicos y eléctricos.

 

La mente es la súper traductora: traduce impulsos eléctricos y reacciones químicas en pensamientos y sentimientos.

 

Y al revés: traduce pensamientos y sentimientos en impulsos eléctricos y reacciones químicas.

La mente tiene archivado todo lo que has vivido y está organizada en patrones de respuesta.

El 95% de tus decisiones las hace la mente, sin que tú te enteres. Lo hace gracias a estos patrones de respuesta.

 

Este funcionamiento, en parte es estupendo. Así no tenemos que dedicarnos a evaluar y decidir constantemente miles de acciones para seguir vivos.

 

Sin embargo, en otros aspectos es muy malo.

 

Porque nos impide progresar, avanzar, desarrollarnos. Porque siempre respondemos igual, sin cambios.

 

La mente, en realidad, es fantástica. Es como una súper computadora biológica preparada para obedecer nuestras órdenes.

 

Pero no nos han enseñado a usarla bien, a sacarle el máximo partido.

 

Por otro lado, el único que piensa y siente eres tú, no tu mente. Tú estás vivo y la mente lo está porque tú lo estás. Tú eres más que tu mente.

 

Así que ve cultivando esta idea (haz afirmaciones, explícate a ti mismo esto varias veces...) de que tú eres más que tu mente y que tu mente está preparada para obedecerte. Ve haciéndote a la idea de que tú eres quien decide, no tus patrones de respuesta. Asume que quieres cambiar esa parte que te molesta y te hace sufrir y que puedes cambiarla sin problema.

 

La mente además, funciona con enfoque. Allí dónde pones tu atención, allí está tu mente. Escaneando y eligiendo lo que es afín con lo que tú estás atendiendo.

 

Pero no distingue entre lo que deseas y lo que temes. Para la mente, el foco es tu atención, no el aspecto emocional (deseo o temor).

 

Así que cuida muy bien en qué estás atento, porque allí te llevará tu mente. Si te estás fijando en lo que temes, tu mente elegirá mostrarte exactamente lo que temes y no te quedará otra que vivirlo.

 

Pero si te fijas en lo que deseas, hará lo mismo. Y te mostrará exactamente lo que deseas y no te quedará más remedio que vivirlo (que es lo que sí que quieres).

 

Confía. En ti. En tu capacidad de cambio y de vivir una vida plena. Llena tu día con pensamientos y sentimientos que tengan que ver con esto. Poco a poco se harán realidad...

 

Los conceptos clave del funcionamiento de la mente nos ayudan a aprender cómo gestionarlo, cómo darle órdenes claras a la mente para que nos ayude a alcanzar nuestros objetivos.

Escribir comentario

Comentarios: 0